HECHO EN RUSIA

Todas las regiones
ESP
Entrevista

Echpochmaki como el de la abuela: entrevista con el cofundador de la cadena de restaurantes tártaros "Tyubetei

Echpochmaki como el de la abuela: entrevista con el cofundador de la cadena de restaurantes tártaros "Tyubetei

Rara vez un huésped, o incluso un residente de Kazán, no ha probado platos y pasteles de la cocina nacional tártara en la cadena local de restaurantes "Tyubetei". Es la primera cadena tártara de comida rápida halal de Rusia. El equipo de la marca considera que su tarea es "alimentar al mundo entero con su echpochmak favorito", "contagiar a la gente con su actitud conmovedora hacia la vida" y popularizar la cultura, los valores y las buenas tradiciones tártaras.

Durante la Cumbre Rusia - Mundo Islámico: KazanSummit - 2021 el cofundador de la marca Sultan Safin dijo que "Tyubetei" ya va más allá del negocio de la restauración y lanza todo un ecosistema de marcas halal con raíces tártaras para todo el mundo. La redacción de Made in Russia habló con el joven empresario y averiguó cuál es el secreto del éxito de la marca, las perspectivas de los inversores y los planes de ampliación de Tyubetei en Rusia.

- ¿Cómo surgió la idea de abrir un formato de restaurante de este tipo?

- La idea surgió en 2011, cuando McDonald's estaba conquistando activamente el mercado ruso y la gente se involucraba activamente en esta atmósfera de felicidad americana. Estábamos observando esto y nos dimos cuenta de que nuestra cocina estaba en problemas, y nosotros, como tártaros que practican el islam, nos veíamos perjudicados por ello. Nos dimos cuenta de que era el momento de crear algo propio. Entonces, un equipo de personas con ideas afines, no indiferentes al destino de la cocina tártara, nos reunimos y formamos el concepto de "Tyubetei": qué es y para qué sirve.

La idea principal era tomar nuestra cocina nacional y devolverle su sabor ejemplar. Volvimos a las recetas de nuestras abuelas: sólo tardamos tres meses en encontrar la receta de ese mismo echpochmak, y cuando encontramos ese sabor, empezamos a trabajar en el envase.

- ¿Cómo ha evolucionado la cadena?

- Nos lanzamos en 2015. Empezamos con pabellones, y en 2017, por primera vez en la historia de Tartaristán, abrimos un restaurante de comida rápida nacional en el centro histórico de Kazán. Vino el presidente de Tatarstán, Rustam Nurgaliyevich (Minnikhanov - ed.), toda una delegación, lo que nos sorprendió. Sólo escribimos una invitación a la Oficina del Presidente, y nos apoyaron y vinieron. Nuestro gobierno es muy abierto.

A partir de ese momento abrimos toda una red. Hoy tenemos unos siete sitios - es una cocina tártara y paralelamente estamos haciendo otra red de cocina halal hawaiana Poke Soul, que forma parte de nuestra T-Family (grupo de empresas - ed.), en el segmento de T-food. Durante estos 6 años hemos cocinado más de 1 millón de echpochmak, invitados de 50 países han probado nuestra cocina. Con la delegación de la República hemos viajado a más de 25 exposiciones por todo el mundo y nos hemos establecido como una marca joven y deliciosa de la República de Tatarstán. Nos han visitado más de 3 millones de personas y nos han confiado más de 600 millones de rublos, y esta cifra no deja de crecer: miles de personas pasan por nosotros. "Tyubetei" es nuestra marca autóctona, tiene que ver con nuestra patria y nuestro patriotismo. Cuando ves a alguna familia con un niño paseando por la ciudad, y no llevan en la mano algún logotipo americano, sino el nuestro, el autóctono, te emocionas mucho.

- ¿Cómo ha afectado la pandemia a su trabajo?

- Ha sido una experiencia única. Al principio, estábamos muy asustados. Y cuando la pandemia aún no había tocado Kazán, pero sí a nuestros amigos en el extranjero, nos reunimos rápidamente y empezamos a "asaltar". Rápidamente cambiamos la estructura de nuestra empresa: durante el bloqueo, el equipo de dirección cambió de papeles, y todos se convirtieron en conductores de direcciones estrechas.

A pesar de que sólo teníamos un restaurante abierto durante la pandemia, y que funcionaba como comida para llevar, nos recuperamos totalmente en tres meses como máximo. Es decir, crecimos 20 veces durante el periodo de cierre de la entrega. Siempre hemos tenido reparto de tartas, pero nunca nos hemos centrado en ello. Pero antes de que se produjera el cierre, lanzamos una entrega de productos semielaborados halal a precios de mayorista en tan solo una semana, y eso ayudó mucho a los residentes de la ciudad y dio trabajo a nuestra gente: todo el mundo estaba en el negocio, trabajando. Con la apertura de los restaurantes, recuperamos nuestras cifras muy rápidamente. En julio de 2020, hemos superado nuestras cifras de 2019. Debe ser una especie de milagro. Nosotros mismos no lo esperábamos.

- ¿Tienen planes de ampliar la producción en Rusia?

- Sí tenemos esos planes. Ahora mismo tenemos siete centros, pronto abriremos dos más en el centro de Kazán. Tenemos previsto abrir otro en un centro comercial, y para finales de año tenemos planes de abrir tres más.

Este año queremos intentar dar a los moscovitas nuestra marca, nuestro gusto, pero de momento no hay nada concreto, estamos mirando más de cerca y pensando en ello. Nuestra tarea es hacer comida tártara y halal para todo el mundo. Así que, por supuesto, estamos intentando expandir la marca a otras ciudades de Rusia.

- Háblenos de las inversiones y de cómo se está abriendo su cadena, como franquicia.

- Las inversiones en un proyecto grande -un restaurante en el centro de la ciudad- ascienden a unos 15 millones de rublos y se amortizan en tres años. En 2020, los restaurantes que abrieron en 2017 se amortizaron solos. En cuanto a los beneficios, el restaurante aporta al inversor hasta 700-800 mil rublos al mes.

No abrimos por franquicia, sino por asociación. Tuvimos esa experiencia cuando estábamos empezando. Y nos dimos cuenta de que el negocio B2C es muy sensible, y la cocina tártara es complicada, por lo que en ese formato el sabor de nuestra comida, nuestra marca, sufre mucho, y decidimos gestionarnos nosotros mismos. Así que podemos contratar a un equipo de socios que estén dispuestos a invertir, pero toda la gestión operativa depende de nosotros. Ellos trabajan como directores de desarrollo regional, y nosotros hacemos todo el trabajo: marketing, producción y gestión.

Made in Russia // Hecho en Rusia

Autor: Karina Kamalova

0