HECHO EN RUSIA

Todas las regiones
ESP
Entrevista

"Un año y medio sin ingresos": entrevista con el director de Umma Tour sobre el trabajo en una pandemia

"Un año y medio sin ingresos": entrevista con el director de Umma Tour sobre el trabajo en una pandemia

El año de la pandemia supuso un duro golpe para el sector de los viajes, y aunque hoy los viajeros no suelen tener dificultades para viajar dentro del país, la cuestión sigue abierta con las vacaciones en el extranjero.

Sin embargo, además de los operadores turísticos que ayudan a viajar a otro país, hay agencias de viajes que se dedican a actividades bastante específicas: el envío de peregrinos a lugares sagrados. Para este tipo de viajes, el círculo de destinos es considerablemente limitado, y en el caso del culto para los musulmanes, todo se reduce a un solo país: Arabia Saudí, donde los creyentes van a realizar el Hajj.

La redacción de Made in Russia se reunió con Shamil Mukaramov, director general de Umma Tour, para conocer las dificultades a las que se enfrentó el negocio durante la pandemia, cómo pueden cambiar los precios de las peregrinaciones y cuándo cabe esperar la reanudación de los viajes y la recuperación del sector.


- Díganos, ¿cuáles son las diferencias entre el turismo religioso y el turismo ordinario?

- Por turismo religioso entendemos la peregrinación y el turismo de culto. Para los musulmanes es un viaje a la Santa Meca y Medina. Cada musulmán, si tiene medios económicos, tiene la obligación de hacer al menos una vez en su vida un viaje a La Meca: hacer el Hajj. Tiene lugar una vez al año en determinados días. No es en absoluto como unas vacaciones tradicionales: la gente no toma el sol, no pasea por la ciudad, es sólo una experiencia religiosa.

- Para usted, es una oportunidad de ganar dinero, se mire como se mire. ¿Qué sutilezas hay en la gestión de un negocio así?

- No hay grandes sutilezas. Es, en primer lugar, un momento de confianza, porque a diferencia del turismo habitual, cuando se envía a una persona de vacaciones a la playa, aquí el propósito es ligeramente diferente. Un hombre va a rendir culto y, por lo tanto, es muy importante que el operador turístico trate este caso, a pesar de ser un negocio, como una especie de servicio a Dios, porque si este caso se ve puramente como un negocio, no habrá una perspectiva a largo plazo. Dependerá del operador turístico que el peregrino pase por este camino en otro país.

- ¿Este negocio requiere inversiones o apoyo del Estado?

- El Estado no lo apoya. Pero durante la pandemia se apoyó a los operadores turísticos en general. Como parte de este apoyo, también aprovechamos la ayuda.

En cuanto a las dificultades, se asigna un número limitado de plazas para el Hajj. Así, para cada país, Arabia Saudí asigna cuotas -el 1% del número total de musulmanes en ese país concreto-, para Rusia son 25.000, porque según estimaciones no oficiales tenemos unos 20-25 millones de musulmanes. Pero hasta hace unos tres años se asignaban 20.000 plazas a nuestro país.

"Hajj Mission Russia" asigna las cuotas a las administraciones espirituales y las agencias de viajes las aplican de acuerdo con las autoridades espirituales musulmanas, o la propia administración espiritual crea su propia agencia de viajes que organiza la peregrinación. Pero cualquiera no puede abrir una agencia de viajes de este tipo, porque es poco probable que consiga una cuota. En Rusia hay unas 9 empresas de este tipo. La cuota para nuestra empresa, que trabaja en el marco de la Asamblea Espiritual de los Musulmanes de Rusia, es de 600 personas por Hajj.

Además del Gran Hayy, existe la Umrah, que es una peregrinación a La Meca y Medina, pero no durante los días del Gran Hayy.

Este año el Hajj debía celebrarse entre el 17 y el 22 de julio, pero se canceló por razones que todo el mundo comprende. La Umrah está prevista para el primero de agosto. Pero este año en concreto la situación sigue siendo confusa. Arabia Saudí ya ha abierto los vuelos, pero está teniendo dificultades con las vacunas, ya que sólo puede aceptar las vacunas aprobadas por la OMS, y las nuestras no están incluidas. La pequeña peregrinación para los rusos se ha permitido condicionalmente, pero no está claro si podemos resolver de alguna manera los problemas de las vacunas.

Sin duda, la gente está deseando que llegue. Ya que la gente lo trata como una especie de compromiso si hablamos de la Gran Peregrinación. Algunas personas ahorran para ello durante 5-10 años, otras ahorran dinero de su pensión durante toda su vida, otras son ayudadas por sus hijos.

La peregrinación no es barata: los precios medios en Rusia empezaron siendo de 3.000 dólares, y ahora serán aún más altos debido a las restricciones.

- ¿Cómo han sobrevivido a la pandemia?

- Los problemas, por supuesto, no nos han dejado de lado. Llevamos un año y medio sin apenas actividad. En febrero de 2020 Arabia Saudí cerró las fronteras, y desde ese momento dejamos de enviar rusos a la Gran y Pequeña Peregrinación. Hay un tiempo de inactividad.

Durante todo este tiempo hemos tenido algo de apoyo por parte del gobierno. Además, tenemos un destino en los hoteles halal de Turquía: vacaciones con playas y piscinas separadas. Trabajamos en esta dirección, pero con Turquía, como saben, se dieron diferentes situaciones: el año pasado estuvo cerrado hasta agosto, y en agosto, al final de la temporada, tuvimos tiempo para trabajar. Este año empezó bien, pero luego se volvió a cerrar, y ahora estamos volando de nuevo.

- ¿Cuáles eran sus ingresos antes del año de la crisis y cómo cambiaron durante la pandemia?

- No quiero dar cifras, pero si hablamos sólo de Hajj y Umrah, que son nuestras principales actividades, las pérdidas fueron del cien por cien. No hubo ganancias durante un año y medio. Pero, como he dicho, tenemos destinos alternativos: son los hoteles halal, la venta de billetes de avión y el tratamiento en clínicas turcas. También hay un gran interés por parte de los musulmanes en comprar bienes inmuebles en Turquía. Hemos desarrollado estas líneas de negocio y nos hemos ganado la vida con ellas.

- ¿Qué experiencia han adquirido con la pandemia, van a reestructurar sus actividades?

- Al fin y al cabo, nos posicionamos como un operador turístico para los musulmanes, y esto siempre se percibe como peregrinación - Hajj y Umrah, así que por mucho que intentemos reestructurar, la gente siempre espera esto de nosotros, y no podemos ofrecerles un tratamiento en Turquía en su lugar. Por supuesto, en cierto modo es interesante para nuestros peregrinos, pero en general esperan otras cosas de nosotros.

Esperamos que algo cambie este año, aunque ya sabemos que las condiciones serán más difíciles y la peregrinación será más cara. Por ejemplo, antes hacíamos habitaciones de cuatro e incluso cinco camas para abaratar el programa, pero ahora Arabia Saudí dice que tienen que ser sólo de dos camas, y en los autobuses, en lugar de las 50 personas habituales, ahora sólo podemos tener 25.

Antes del Hajj había información de que los vuelos sólo podían ser directos, ahora todavía no hay esas condiciones, pero es posible que sólo permitan vuelos directos, que suelen ser más caros que los de conexión.

Todo lo que he enumerado, más las pruebas de PCR, aunque la persona esté vacunada, afecta al coste. Quizá no estemos hablando de un aumento del 100% del precio, pero sí de un aumento de al menos un 10-15%. Concretamente en nuestra empresa, el precio de la Pequeña Peregrinación comenzó en 1200 dólares, por lo que se convertirá en unos 1500 dólares, y la Gran Peregrinación puede subir de tres mil dólares a 4-4,5 mil dólares. Esto se debe a que en el Hajj, a diferencia de la Umrah, los precios de los hoteles son mucho más caros y el número de plazas es limitado.

Arabia Saudí también ha subido sus impuestos, que antes eran del 5%, ahora son del 15%. Nuestro tipo de cambio también se ve afectado.

El coste será mayor y afectará al número de peregrinos, pero los cupos para el Hajj siempre están llenos, siempre habrá quien quiera ir a la peregrinación, porque la gente se siente obligada a hacerla. A pesar de todo, a juzgar por las solicitudes que recibimos, hay una lista de espera muy grande. Creemos que una vez que se abran las fronteras, la afluencia será grande y no esperamos ningún problema al respecto.

- ¿Qué pasó con el dinero de los peregrinos que pagaron el viaje?

- Como suponíamos que la situación con nosotros iba a durar, decidimos devolver todo el dinero. Hubo, por supuesto, quienes quisieron quedarse con el dinero para el año que viene, pero en su mayoría insistimos en recuperar todo el dinero. Un cierto número de personas transfirieron sus bonos de viaje de 2020 a 2021, si hablamos del Hajj.

Pero este año el Hajj no se repitió, y devolvimos todo el dinero, porque no sabemos qué pasará más adelante y los precios están subiendo. No podremos organizar el Hayy por el precio que la gente pagó en 2020 aunque queramos. Puede que haya operadores turísticos que ofrezcan posponer el viaje y digan que organizarán el Hayy por el mismo precio. Es decir, por ejemplo, el nuevo precio será para los nuevos clientes, pero para los antiguos seguirá siendo el mismo. Pero elegimos otro camino porque los riesgos son muy altos.

Hecho en Rusia // Hecho en Rusia

Autor: Ksenia Gustova





0