Los expertos explican lo que les espera a los exportadores rusos por la tasa del carbono en la UE
2021-08-04 12:01

Los expertos explican lo que les espera a los exportadores rusos por la tasa del carbono en la UE

Los exportadores rusos no sufrirían pérdidas "fiscales" notables por la regulación transfronteriza del carbono (TUR) en la Unión Europea (UE). Podrán recuperar casi el 90% de las pérdidas financieras por el pago de la tasa del carbono mediante el aumento de los precios de los productos, según descubrieron los analistas del grupo de investigación Petromarket.

"La introducción de la tasa del carbono a la importación en la UE provocará un aumento de los precios de la mayoría de los productos rusos de exportación cubiertos por la TUR, lo que compensará en gran medida los costes de los importadores por el pago de la tasa. La única excepción será la electricidad. En total, estimamos que durante los 10 años que van de 2026 a 2035, los derechos de importación de la industria del aluminio, los productos químicos del gas, la producción de cemento y la metalurgia ferrosa supondrán algo más de 760.000 millones de Rb en precios de 2021. Durante el mismo periodo, el aumento de los precios de los productos de las industrias mencionadas inducido por la aplicación de la TUR aportará a los exportadores al menos 650.000 millones de rublos y cubrirá así el 86% de las pérdidas derivadas del gravamen", señala el estudio.

Según los expertos, las hipotéticas pérdidas de Rusia al exportar electricidad a la UE también resultarán insignificantes: al comenzar los pagos de la TUR, las exportaciones de electricidad de Rusia a la UE disminuirán radicalmente debido a que los países bálticos abandonarán el anillo energético de Bielorrusia, Rusia, Estonia, Letonia y Lituania en 2025 y a los planes de Finlandia de dejar de importar electricidad de Rusia en 2030.

Al mismo tiempo, el principal riesgo para Rusia de la introducción de la TUR no está relacionado con la presencia de la tasa de carbono a la importación en sí, sino con la posible pérdida del mercado europeo para los exportadores rusos a largo plazo. La introducción de la TUR crea en realidad un nuevo campo de competencia entre los productores de bienes en el mercado de la UE, en el que tendrán ventaja los que sean capaces de descarbonizar su producción en mayor medida. Los productores europeos son los que tienen más posibilidades de ganar esta batalla: por el momento son los más incentivados para descarbonizar, señala PetroMarket.

Según los investigadores, la mejor opción para Rusia en esta situación es un impuesto a la exportación de carbono aplicable a la exportación de bienes del país fuera de la Unión Económica Euroasiática (UEE), es decir, una TUR rusa "espejo". Debería aplicarse a las mercancías de la misma nomenclatura, con el mismo tipo y utilizando la misma fórmula que la TUR de la UE. Los expertos creen que esto permitiría reducir a cero el derecho de importación europeo al exportar mercancías desde Rusia.

"Además, es razonable limitar la TUR de exportación rusa a las industrias con grandes volúmenes de exportación a la UE y, en consecuencia, con grandes pagos potenciales agregados al presupuesto de la UE en virtud de la TUR europea: la industria del aluminio, la metalurgia ferrosa y la química del gas. En este caso, el beneficio para la economía rusa de la interceptación de la tasa transfronteriza en su conjunto para el periodo de 2026 a 2035 sería de casi 700.000 millones de rublos a precios de 2021", dice el estudio.

Sin embargo, los autores subrayan que este mecanismo tiene un inconveniente importante: se aplicaría a todo el volumen de exportación de mercancías sujetas a él (excepto la exportación a los países de la UEEA), y no sólo a los suministros a la UE. Por lo tanto, el importe total de los derechos de exportación de carbono que deberán pagar los productores rusos para el período comprendido entre 2026 y 2035 será 2,8 veces mayor que si sólo pagan el derecho de importación de carbono en la UE.

Anteriormente, la Comisión Europea publicó un proyecto de reglamento transfronterizo sobre el carbono. El objetivo del proyecto es evitar la "fuga de carbono". De aquí a 2026, la UE tiene previsto introducir una tasa sobre las importaciones de determinados bienes cuya producción requiera elevadas emisiones de CO2. De 2023 a 2025 habrá un periodo de transición en el que los importadores tendrán que informar trimestralmente de las emisiones reales asociadas a los bienes importados a la UE y de cualquier pago por emisiones de carbono en el extranjero.

Made in Russia // Hecho en Rusia

Autor: Karina Kamalova